Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
05 de Diciembre de 2019, 07:18:55

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Buscar:     Búsqueda Avanzada
57531 Mensajes en 3082 Temas por 310 Usuarios
Último usuario: Phil Spectrum
* Inicio Ayuda Buscar Calendario Ingresar Registrarse
+  Klaskan
|-+  Partidas Finalizadas
| |-+  Klaskan Renacimiento
| | |-+  Relatos
| | | |-+  1 Concurso de Relatos de Klaskan (Moderador: Karnak)
| | | | |-+  La batalla de los Abismos de Holms. autor Karnak.
Páginas: [1]   Ir Abajo
Imprimir
Autor Tema: La batalla de los Abismos de Holms. autor Karnak.  (Leído 2417 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Karnak
Gruntz, traeme m?s grog!
Mago
***
Awards:
Klaskan RenacimientoColaborador de Klaskan.com
Mensajes: 2320


Et in Arcadia Ego


Ver Perfil WWW Email
« : 28 de Septiembre de 2005, 09:14:11 »

 ? ?2.- LA LEYENDA DE LA BATALLA DE LOS ABISMOS DE HOLMS (Orcos)


1.- Un cumplea?os.


   Muggrath jugaba alegremente con su hacha reci?n estrenada en el los campos traseros del grupo de chozas donde viv?a, en los arrabales del Oasis que hab?an dado en bautizar Maus-Shakutarb?k. ?Su madre que no pod?a ocultar su ascendencia Ogra, le hab?a forjado personalmente el Hacha de doble filo para que su criatura tuviera una sorpresa el d?a de su octavo ciclo, y la cr?a jugaba con el arma manej?ndola a dos manos como si fuera fabricada de madera. No se pod?a negar que hab?a heredado de su madre algo m?s que esas espaldas anchas. ?
   Tumbado bajo un ?rbol su padre lo observaba con mucha atenci?n, desde peque?o lo hab?a instruido en el manejo de las armas con la esperanza de que se convirtiera en un gran guerrero, y ahora ve?a la soltura con que manejaba un hacha que ni un orco adulto tendr?a fuerza para blandirla en combate. ?Tambi?n se fijaba como los taponez esclavos le elud?an con un temor ancestral, no tanto por respeto al hacha que manejaba torpemente. ?Ahora se daba cuenta que siempre que pod?an los taponez lo evitaban y eso que Muggrath contrariamente a las cr?as de su edad no era especialmente cruel con los esclavos. ?Cualquier otro ya hubiera comprobado el filo de su hacha con uno de los taponez. ?Su padre sonri? asintiendo.
   Ahora los invitados estaban engullendo el pastel de carne de tap?n confitada que la madre de Muggrath hab?a hecho especialmente para la ocasi?n. ?El orco que ya iba por su segundo barril de Grog, volvi? su cabeza desde su hijo hacia su esposa. Qu? mujer, capaz de forjar un hacha y al mismo tiempo de hacer un pastel delicioso. ?Y es especialmente hermosa... No pudo terminar sus fantas?as porque un enorme plato se estrell? contra su cabeza ?Levanta de ah? gandul???-, que est?s todo el d?a haraganeando-. Ahh y ese genio....

   El plato de hierro rebot? contra la cabeza del padre de Muggrath y ?ste se limit? a girar la cabeza hacia el grupo que se reun?a junto a la tarta de carne de tap?n. ?All? se hab?an congregado varios familiares y algunos mandos de la Kazg?mhoth. ?La sonrisa no se hab?a borrado del rostro del orco pero hab?a tomado un tono burl?n y desafiante. ?Tom? un largo trago de Grog de su barril, y se dirigi? a la mesa tambale?ndose para observar c?mo su hijo iba a cortar el pastel para los asistentes a la fiesta.

   Muggrath descarg? su hacha sobre el pastel, lo cort? limpiamente por la mitad y atraves? la mesa de madera maciza. ?Despu?s de unos instantes de estupor los asistentes ?soltaron una enorme carcajada, riendo ante el asombro causado por la proeza del peque?o. ?Su padre orgulloso le palme? la espalda.
- Ser? un gran guerrero como su padre
- ?Continuar?s ense??ndome a manejar las armas padre? ?Pregunt? Muggrath-
- Por supuesto hijo ?Contesto con orgullo-
   
Entre los asistentes se intercambiaban rumores y cuchicheos, hasta que uno de los oficiales m?s j?venes con un distintivo que lo identificaba como perteneciente a la Mak-Ur-Hoth, la Unidad de ?lite de la Horda, sin poder aguantar coment?:
-?Y qu? podr?a ense?arle un viejo borracho como t? al peque?o?, Muggrath, si deseas ser un gran ?guerrero, yo mismo te adiestrar? en el arte de la guerra.
-Deber?as respetar a tus mayores jovencito ?Contest? el padre de Muggrath visiblemente molesto-
-?Y si no qu? me har?s?, ??anciano?   -Respondi? el otro desafiante-
-Oh vamos... ?vino al rescate su esposa- estamos en una fiesta, no discutamos hoy.
-El anciano tiene una gran Dama que lo defienda, est?s de suerte ?viejo? ?dijo masticando las palabras- en otra ocasi?n no hubiera sido muy ben?volo contigo.
Desde el fondo se oy? una voz de alguien. ??D?jalo ya Altg?th, ten un poco de respeto por uno de los h?roes de la Batalla del Abismo de Holms-
-?Este anciano estuvo en Holms?, es lo m?s rid?culo que he o?do en mi vida, no le creo capaz ni de manejar una cuchara para revolver un guiso de tap?n. ?Respondi? con desd?n-

El Padre de Muggrath arrug? el entrecejo, y en un movimiento imperceptible salt? hacia delante como un lobo de guerra, ?arrollando al insolente y rodando unos metros por el suelo. ?Al instante le hab?a atenazado el cuello con la mano izquierda dobl?ndole la cara hacia el cielo mientras le empujaba con su hombro la espalda contra el suelo. ?De la nada apareci? un cuchillo en la mano derecha que se enfil? en la garganta de Altg?th. ?Una gota de sangre resbal? del cuello y el sudor comenz? a gotear de la frente del ofensor.

-Pues s? que estuve en Holms peque?ajo, esta espada la traje de las ruinas de la ciudad enana que la Horda arras? en aquella famosa batalla. ? ?Ves las runas en su hoja?, hacen que no se oxide y su filo corta igual que hace 17 a?os, cuando estuve en aquella incursi?n y la cog? del Tesoro Real como bot?n. ??Apret? un poco m?s el filo sobre la garganta y el gotear de sangre aument?- Hace tiempo que la espada no se cobra su tributo de muerte, y creo que va siendo hora de saciar su sed. ?Entre sus manos la espada parec?a una daga orca y la manejaba como tal-
-Vamos cari?o, vas a ensuciar tu hermoso cuchillo con la sangre de ese bastardo? ? La madre de Muggrath intentaba calmar a su esposo-, d?jalo que arrastre su verg?enza por la Mak, un viejo lo humill? con una espada tapona, ser? la risa de toda la Horda, con toda seguridad si el Gonon se entera de este incidente le quitar? sus hermosos galones de Kritar.
-Oh s?. ??La presi?n sobre el cuello disminuy?- ? eso me gusta m?s, mi amigo Tor-Wuazi, estar? encantado de darte una lecci?n por insolente. ?

Levantando al Orco por el cuello lo estrell? contra un ?rbol cercano donde qued? malherido y avergonzado. ??Conoces al Gonon-u-Kazg?mhoth Tor-Wuazi?- baj? su mirada como sopesando el negro futuro que se le ven?a encima.

-?No te he dicho que estuve en el ?Abismo de Holms, imb?cil?. ?Tor-Wuazi y yo fuimos dos de los doce supervivientes de la Gloriosa Incursi?n de la Horda en la fortaleza Tapona. ?Si hubiera aceptado la propuesta de Tor-Wuazi en estos momentos hubiera sido tu superior. ? Y ahora desaparece de mi vista, la pr?xima vez que vuelva a verte te matar?. ? ?Y encamin?ndose hacia el ?rbol nuevamente se sent? a su sombra observando jugar a su hijo y bebiendo Grog de su barril como si no hubiera pasado nada-


El resto de asistentes se apresuraron a dar cuenta de lo que quedaba del Pastel de tap?n y con diversas excusas comenzaron a desfilar calle abajo. ?Pronto no qued? nadie en la choza de la familia de Muggrath, pero ?ste que hab?a seguido con mucho inter?s la lucha de su padre se dirigi? a su madre y le pregunt?: -Maaa, ?es cierto que pap? estuvo en la batalla del Abismo?, ?Es cierto que conoce al Gran Orco?-
   Su madre que ya empezaba a recoger los restos de comida, dando buena cuenta de las sobras, y tirando al estercolero trasero lo que no era aprovechable le dijo que lo mejor era que fuera a preguntarle directamente a su padre. ??ste segu?a sentado bajo el ?rbol, bebiendo la ?ltima gota del barril de Grog que arroj? al estercolero con furia contenida.
   Muggrath se acerc? a su padre y le ofreci? otro barril de Grog, se sent? a su lado y le mir?. ?Ten?a la vista perdida en el horizonte, m?s all? del Gran Desierto, hacia las dunas ondulantes. ?Sobre su regazo estaba el cuchillo de manufactura tapona, finamente trabajado cubierto de filigranas de oro y piedras preciosas. ?El nunca lo hab?a visto.

   -Pap?...cu?ntame c?mo fue esa batalla. ?Todo el mundo dice que fue una gran gesta del Gran L?der, pero no sab?a que t? tambi?n estuviste en ella. ? Cu?ntame la batalla.
-Oh s?. ??Contest? melanc?lico- fue una gran gesta, una gran matanza, y una victoria gloriosa. ?Y Tor-Wuazi fue quien nos condujo a la victoria, pero s?lo 12 de los 150.000 que salimos en busca de bot?n pudimos regresar para contar la haza?a. ?Ac?rcate. ?Te contar? la Batalla de los Abismo de Holms.


2. Los antecedentes

   Hace 17 a?os yo era un miembro m?s de la Mak-Ur-Hoth, los cuerpos de ?lite de la Kazg?mhoth, la gloriosa Horda de la Sombra Silenciosa. ?Cierto d?a unos exploradores del Grimb?rg trajeron noticias al campamento de que se hab?a organizado una ruta de caravanas al norte del Gran Desierto. ?Aunque seg?n sus informes estaban a m?s de un ciclo lunar completo del campamento el Mak-Urd?nuk orden? a un Kritar y a su Agar-Hoth que saliera a inspeccionar el terreno con m?s detalle, casi 500 orcos de la Hueste de Sangre marchamos durante un ciclo Lunar hacia el norte hasta la zona donde los exploradores hab?an situado la ruta de caravanas. ? All? permanecimos bastante tiempo aguardando, hasta que al d?cimo ciclo solar apareci? por el oeste una caravana enorme. ?Se trataba de un gran convoy comercial de taponez, lo formaban unas 200 mulas cargadas de pertrechos y mercanc?as, la caravana ten?a muy poca protecci?n armada, as? que nos dividimos en dos grupos y al caer la tarde mientras los comerciantes se ocupaban de las mulas atacamos con fiereza. ? Logramos tomar por sorpresa a los escasos guardias y los comerciantes apenas opusieron resistencia, as? que al d?a siguiente regresamos al campamento con todo el bot?n y unos 300 taponez esclavos. ?
   Una vez en el campamento el Gran Gonon que comandaba la Horda en aquella ?poca, Mogg-Sisay, se ocup? personalmente de interrogar a los jefes de la comitiva de comerciantes. ?Finalmente y con algo de tortura averigu? que la ruta un?a una pr?spera ciudad enana que se hab?a creado la frontera norte del Gran Desierto con las ciudades humanas de las llanuras cerca de las monta?as conocidas como el Abismo de Holms. ?Adem?s con un poco de tortura adicional a?adi? que la ciudad prosperaba gracias al reciente descubrimiento de una veta de oro en sus minas lo que hab?a fomentado el comercio y la afluencia de colonos, uno de los prisioneros que formaba parte de la guardia de la caravana habl? de fant?sticas riquezas que se guardaban en la c?mara del Tesoro Real.
   Los ?nimos de saqueo de la Horda se reavivaron, el brillo del oro deslumbr? los corazones de los Orcos y pronto la historia de la fant?stica ciudad de Kharaz-Dh?ram recorri? todos los rincones del Gran Desierto, desde el m?s grande asentamiento Orco hasta la cueva m?s peque?a que pudiera albergar Goblins. ?
   El Gonon envi? nuevos grupos de exploradores al norte y la Grimb?rz continu? enviando informes de los movimientos de caravanas, aumentando la leyenda de ciudad rica en joyas y oro, sedas y Grog. ?La Imga-Ur-Hoth fue enviada al norte y se dedic? a hostigar el comercio de la ciudad y las patrullas de enanos que vigilaban las rutas de la ciudad, y pronto en Kharaz-Dhur?m comenz? a circular el rumor de que los pieles verdes se hab?an desplazado hacia el norte saqueando las caravanas. ?Contingentes bien armados custodiaban ahora las caravanas y las rutas eran perfectamente vigiladas por lo que ya no se pudo conseguir m?s bot?n saqueando comerciantes. ?Fue entonces cuando el Gonon plane? atacar la propia ciudad.


                                                                                                                      (......contin?a).
« Última modificación: 28 de Septiembre de 2005, 09:22:10 por Karnak » En línea

Muchas mentiras contadas unas pocas veces se convierte en conspiraci?n.? Una mentira contada muchas veces se convierte en realidad.
Páginas: [1]   Ir Arriba
Imprimir
Ir a:  

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.11 | SMF © 2006-2009, Simple Machines LLC XHTML 1.0 válido! CSS válido!